./028.gifPOR VERDATU

Elizabeth Short, la Dalia Negra.

 

  Se cree que el nombre es una alteración de Dalia Azul, una film noir de 1946 escrito por Raymond Chandler y protagonizado por Alan Ladd y Veronica LakeElizabeth Short fue bautizada Dalia Negra por periodistas de Los Ángeles, que luego nombraron los casos de la Orquídea Azul y el Crisantemo Rojo Dalia Negra se refería al cabello azabache de Short y su costumbre de vestir de negro.

C.S.I. Hollywood: Elizabeth Short

El violento asesinato de la actriz Elizabeth Short en 1947 se convirtió en uno de los mayores misterios de la historia de Hollywood. Seis décadas después de su muerte, el director Brian de Palma llevará la vida de la actriz a la pantalla en el film "The Black Dahlia".

El famoso caso aún no se ha resuelto desde 1947. Sigue obsesionando a muchos: investigadores, cinéfilos, detectives, fanáticos de la novela negra, escritores... James Ellroy (un gran escritor) mezcló el caso con el asesinato de su propia madre, una legión de ensayistas del género especuló con el crimen hasta el absurdo.

En 1947 el cadáver mutilado de Elizabeth Short, de 22 años, apareció en un descampado de Hollywood. La autopsia reveló días después que la mujer había sido atada y torturada brutalmente durante dos días: la quemaron con cigarrillos y la tajearon con un cuchillo. Además, de los múltiples cortes y quemaduras que tenía en todo el cuerpo, los médicos forenses comprobaron que sus piernas habían sido fracturadas con un bate de béisbol. Finalmente la asfixiaron hasta matarla y después cortaron el cuerpo en dos.

Elizabeth Short había nacido el 29 de julio de 1924 en Hyde Park, Massachussetts. Desde muy chica se sintió fascinada por las películas. Con el tiempo maduró su sueño de convertirse en una estrella de cine y ya de adolescente empezó a actuar en pequeñas obras de teatro y a modelar. Viajó un par de veces a California, donde trabajó como cajera y camarera. Pero no terminaba de instalarse y regresaba a la Costa Este. En 1945 se comprometió con un piloto de la Fuerza Aérea, pero poco antes de casarse el hombre murió en un accidente mientras estaba en la India.

Los principales sospechosos de la muerte de Elizabeth Short fueron dos de sus antiguos novios: el exconvicto Arnold Smith y el violento Robert Manly, que superó la prueba del detector de mentiras.

Una amiga de la víctima señaló a Orson Welles como posible asesino. Escribiò un libro dònde señala: " Había violado a varias chicas que trabajaron para él o aspiraban a hacerlo, eran legendarios sus arrebatos de violencia, padecía personalidad difásica ( canalizaba la frustración creativa en agresión). Los decorados de La Dama de Shanghai -anterior al hecho- presentan similitudes espeluznantes con el cadáver de la Dalia Negra, como llamaban a E. Short en el ambiente: figuras femeninas mutiladas del mismo modo, ligaduras, un maniquí al que habían desgarrado la boca de oreja a oreja".

La amiga añade a su hipótesis que su amiga frecuentaba el círculo de Welles, como otras aspirantes; que no podía ser promiscua porque tenía una malformación genital que se lo impedía. La fama de prostituta que arrastraba la muerta se vería puesta en duda por esta particularidad anatómica. El libro, que pretende ser una defensa póstuma de la reputación de E. Sh., sugiere también que Welles pudo ser de los primeros en experimentar con el cine snuff. Otras chicas desaparecieron en la época en que la Dalia Negra fue encontrada a las afueras de Los Ángeles.

  Joven y bella aspirante a actriz brutalmente asesinada. El departamento de policía de Los Ángeles consideró el caso como prioritario. Se le dedicó tiempo y personal.

Fueron apareciendo cosas, muchas cosas de Elizabeth.(el asesino llego a mandar pedazos del diario de la joven en los cuales no hallaron pruebas incriminatorias) Pero el tiempo pasaba y los resultados no terminaban de llegar. Ante esta situación, los mandos policiales optaron por crear un estado de opinión desfavorable para la víctima. Su vida, tanto la social como la íntima, fue aireada sin ningún tipo de ética. Se habló hasta la saciedad de su promiscuidad sexual, de su alcoholismo y de su tendencia casi patológica a mentir.La justicia no llegò a resolver el caso de Elizabeth Short.